¿Sueño o visión?

Un sueño es un deseo que muchas veces esperamos que se haga realidad por arte de magia, como si existiera un hada y llegara a la puerta de nuestra casa a ofrecernos tres deseos.

Una visión es el resultado de nuestros sueños puestos en acción y requiere un COMPROMISO contigo, no con el vecino, no con tu papá, el que está viviendo o sobreviviendo eres tú.

El hecho de que tengamos la capacidad de tener un sueño nos indica que somos distintos a un alto porcentaje de la población de este mundo, porque hay quienes se limitan a sobrevivir y dejarse llevar por las situaciones o circunstancias de la vida. El sueño es un deseo del ser humano, pero no deja de ser algo intangible porque muchas personas solo esperan que se haga realidad sin un compromiso REAL.

Tener una visión, es tener la capacidad de ver lo imposible y además encontrar una compromiso en nuestra vida para alcanzarlo.

Cuando logramos concebir una visión, podemos ver la meta final en nuestros corazones pero esto necesita que accionemos desde ya con una planificación para llegar ahí. Fallar en prepararse hoy es prepararse para fallar mañana.

Sino te prepararas para la visión desde la honestidad, la visión jamás llegará a cumplirse porque las visiones se desarrollan en los corazones decididos, combativos y enfocados en las acciones del día a día.

El sueño es como el amor platónico, es ideal nunca falla, es como te lo imaginas y lo modificas según te parece.

Nos hace sentir vivos, siembra nuestra imaginación y nunca nos hace daño.

Nos sentimos seguros y protegidos, nada en nuestra vida cambia, nuestros hábitos a los que nos aferramos se mantienen y todo es atemporal.

Y un día te despiertas y descubres que estás atado de pies y manos. Que el mundo está afuera, quieres levantarte pero no puedes algo te lo impide, no sabes que hacer y no te mueves.

Total… tienes de todo, ya lo conoces, no estoy tan mal si yo así soy “feliz”

Pero de estar quieto te salen ampollas en la espalda, en las piernas, y un día sale un sol radiante y te das cuenta que necesitas: ACTUAR, MOVERTE, COMPROMETERTE, sólo contigo y para ti.

No ser un mero espectador y entonces aquello que era un sueño es ahora una VISIÓN.

Todo se resume en una palabra: ACCIÓN.

Nunca obtendremos los resultados que queremos si no llevamos a cabo acciones. El refrigerador no se llenará, las facturas no se pagarán, ni el amor de tu vida llegará a tocar tu puerta,  a menos que hagas algo.

¿Alguna vez te has preguntado cómo te gustaría que fuera tu vida dentro de 5 años?

Te invito a que viajes al futuro, te veas como te gustaría estar y desde ahí te preguntes:

¿Qué estás haciendo?

¿Quiénes están contigo?

¿Cómo te relacionas con tu familia, amigos y equipo de trabajo?

¿Qué y a quiénes has tenido que dejar por el camino para llegar dónde estás?

¿Qué cosas han permanecido contigo?

¿Qué has tenido que aprender para llegar hasta allí?

¿Qué te motiva?

¿Cómo te sientes de verte en donde estás ahora?

La vida se modifica constantemente, a cada paso que das cambia y te enriquece, te ayuda a aprender que lo importante no es SOÑAR sino vivir tus SUEÑOS.