¿Cómo empezar tu día con pensamientos positivos?

Primero empecemos por analizar lo que hacemos antes de acostarnos: pensamos en todo lo que fue mal, el caos que nos espera al día siguiente, nuestro foco se encuentra en lo difícil, en lo que no sucedió como quisimos .Si es así, probablemente a causa de esto no podamos dejar terminar nuestro día y descansar. Luego en la mañana nos levantamos, o aún en la cama, pensamos: otro día de duro trabajo, cosas por enfrentar, problemas por resolver, gente difícil de tratar, cuentas por pagar, “me espera un día difícil” decimos. Como resultado tendremos un día muy difícil y todo eso porque fue lo que atrajimos a nuestra vida el día de hoy.

Si por el contrario en la noche antes de dormir elegimos pensamientos positivos y visualizamos aquello que deseamos lograr y luego al despertar, a pesar de lo que sucede, colocamos nuestra intención en recibir un día más, lleno de sorpresas agradables, teniendo encuentros con gente interesante, con dinero suficiente para pagar nuestras cuentas y agradeciendo por tener un trabajo, habremos iniciado nuestro día de manera diferente y asimismo eso será lo que atraeremos en nuestro día. De esta manera iremos llenando nuestro subconsciente con las cosas que deseamos.

No se trata solo de poner pensamientos positivos en nuestra mente, se trata de accionar de la misma manera. Lo que sucede cuando tenemos pensamientos repetitivos, tanto positivos o negativos se crea un hábito, este se forma en base a un comportamiento repetido, entonces nos cuesta trabajo cambiarlo, pues ya está arraigado en nuestro subconsciente y se manifiesta con tal naturaleza que ni cuenta nos damos.

En la actualidad la mayoría de las personas no son conscientes de que dependiendo de cómo empiecen el día, es que éste transcurrirá y terminará. Y lo cierto es que empezar la mañana de forma positiva es lo que garantizará que 70% de tu día transcurra mucho mejor.

Lo importante es que seas consciente de que empezar el día de forma negativa no te ayudará en nada, sólo garantizará que te pases el día de mal humor y desesperado de que llegue la noche para volver a dormir, por eso la importancia de que hagas algo y tomes el control para empezar tu día con una actitud positiva y disfrutarlo de verdad.

3 Pasos para empezar la mañana con una actitud positiva:

1. Estírate: Comienza el día sin prisas ni atropellos, concediéndote unos minutos al despertar. Tómate unos minutos para estirarte, respira profundamente, toma conciencia de que estás despierto. Empieza tu día en el aquí y ahora. 

2. Haz una visualización: Piensa en lo que tienes que hacer durante el día que empieza, pregúntate cómo es qué lo quieres vivir, en qué lo quieres enfocar, creando qué.

3. Agradece: Te aseguro que si sustituyes tu primer pensamiento negativo de la mañana de “no me quiero levantar” por un pensamiento positivo “gracias por este nuevo día”, tu día tomará otro sentido y transcurrirá de una forma mejor.

Te invito a que todos tus días les de un enfoque de actitudes y acciones positivas, al tiempo se volverán un estilo de vida.