LA PEREZA NO EXISTE

Time to Take a Breather.jpg

Hoy estuve platicando con una de mis mejores amigas acerca de la energía disponible a partir del eclipse de la semana pasada, lo creas o no, es una energía que impacta en tu vida, de inicio se impacta en la glándula pineal, es la encargada de regular el sueño y patrones de conducta. Cuando viene un eclipse es como si estuviéramos actualizando “el software”, se actualizan la glándula pineal y la pituinaria. En días de eclipse es habitual sentirnos cansados o fatigados, al igual que sentir los cambios de humor. En pocas palabras a mi pegó súper fuerte, sentía FLOJERA de tooooooooodo.

Empecé una certificación en trascendencia humana (on-line) y me sentaba frente a la computadora a verla (la computadora), porque jamás di play a ningún video, simplemente no podía, sentía “flojera”. Esto me hizo cuestionarme el gran tema de la flojera, es una de las palabras que más escucho, ¡qué flojera empezar una nueva relación! ¡qué flojera los tumultos! ¡qué flojera socializar! ¿En realidad es flojera? De inicio descubrí que el empezar esta nueva certificación de raíz no era flojera, era resistencia a lo nuevo, a toparme con cosas que quizás no he sanado y me provoca miedo. Y así como este ejemplo te puedo contar miles de situaciones en las cuáles me creí la idea que era flojera y de trasfondo había algo más. ¿Te suena familiar?

Otra gran amiga me platicó de este gran ensayo que hace referencia, quiero compartirte un extracto.

Echemos un vistazo a un signo de "pereza" académica que creo que es todo menos:  retrasar

La gente ama culpar a los procrastinadores por su comportamiento. Dejar de trabajar seguro se ve perezoso, para un ojo inexperto. Incluso las personas que están haciendo el aplazamiento de forma activa pueden confundir su comportamiento con la pereza. Se supone que debes estar haciendo algo, y no lo estás haciendo, eso es un fracaso moral, ¿verdad? Eso significa que eres débil de voluntad, desmotivado y perezoso, ¿no es así?

Durante décadas, la investigación psicológica ha podido explicar el retraso como un problema de funcionamiento, no una consecuencia de la pereza. Cuando una persona no comienza un proyecto que le importa, generalmente se debe a: a) la ansiedad por que sus intentos no son “lo suficientemente buenos” o b) la confusión sobre cuáles son los primeros pasos de la tarea. No la pereza. De hecho, la dilación es más probable cuando la tarea es significativa y al individuo le importa hacerlo bien.

Cuando estás paralizado por el miedo al fracaso, o si ni siquiera sabes cómo comenzar una tarea masiva y complicada, es muy difícil hacer las cosas mal. No tiene nada que ver con el deseo, la motivación o la moral. Los procastinadores pueden querer trabajar por horas; pueden sentarse frente a un documento en blanco, sin hacer nada más, y torturarse a sí mismos; pueden acumularse en la culpa una y otra vez; nada de eso hace que iniciar la tarea sea más fácil. De hecho, su deseo de hacer la maldita cosa puede empeorar su estrés y dificultar el inicio de la tarea.

La solución, en cambio, es buscar lo que detiene al procrastinador. Si la ansiedad es la barrera principal, el procrastinador en realidad necesita alejarse del documento de computadora / libro / palabra y participar en una actividad relajante. El hecho de que otras personas lo califiquen como "perezoso" puede llevar al comportamiento opuesto exacto.

Sin embargo, a menudo, la barrera es que los procrastinadores tienen desafíos de funcionamiento ejecutivo: luchan por dividir una gran responsabilidad en una serie de tareas discretas, específicas y ordenadas. Este es un ejemplo del funcionamiento ejecutivo en acción: completé mi tesis (desde la propuesta hasta la recopilación de datos hasta la defensa final) en poco más de un año. Pude escribir mi disertación con bastante facilidad y rapidez porque sabía que tenía que a) compilar la investigación sobre el tema, b) delinear el papel, c) programar periodos regulares de escritura d) cortar el papel, sección por sección, día a día, de acuerdo con un horario que yo había predeterminado.

Si una persona no puede levantarse de la cama, algo lo está agotando. Si un estudiante no está escribiendo papeles, hay algún aspecto de la tarea que no pueden hacer sin ayuda. Si un empleado no cumple con los plazos constantemente, algo dificulta la organización y el cumplimiento de los plazos. Incluso si una persona elige activamente el auto-sabotaje, hay una razón para ello: algunos temen que estén trabajando, otros no necesitan ser satisfechos, se expresa una falta de autoestima.

Encuentra el ensayo completo en: https://medium.com/@devonprice/laziness-does-not-exist-3af27e312d01

Reflexión personal:

Leyendo esto me ayudó a poner las cosas en perspectiva. Parálisis como resultado de lo abrumador que puede tonarse la vida, así como el auto-sabotaje, la culpa, y el miedo que conlleva accionar, son cosas que las veo mucho, algunas las he vivido, otras me parecen ajenas, sin embargo, veo mucho valor en profundizar y entender por qué hacemos las cosas que hacemos y las que no, ¿qué hay debajo de cada decisión que tomamos?

Recuerda que el no decidir, también es una decisión.

¡Abrazos apretujados!